• Rabino Skorka

Behaaloteja - La modestia



De los relatos del libro de Éxodo (2: 11-17) resulta claro que Moisés fue electo por Dios para una de las misiones más importantes en la historia de la Humanidad, por su coraje, valentía y entrega en pos de la dignidad de los individuos. En esta parasha es enfatizada otra de las cualidades que caracterizaron su personalidad: su gran humildad (12:3). No fue un ser perfecto, por un error que cometió con su decir colérico fue castigado con la pena de no poder entrar en la tierra de Israel (Números 20: 1-12; Salmos 106:33); pero fue un ser humano íntegro.


El contexto en el que aparece la virtud de la modestia en Moisés en esta parasha es cuando sus hermanos critican acerbamente en su presencia el que haya tomado por esposa a una mujer de Cush, siendo él más que ellos aún así calló (de acuerdo al Rabi Natan en Sifrei en Behaaloteja, párrafo 100).


Sin embargo, en esta parasha hay otro relato que manifiesta aún más esta virtud de este gran líder. Dios le ordenó a Moisés congregar en el tabernáculo a 70 ancianos que han de inspirarse espiritualmente del mismo a fin de servir de jueces del pueblo. Dos de los ancianos, Eldad y Medad, adquieren una espiritualidad propia hallándose en el campamento, sin la intervención de Moisés. Josué, su fiel discípulo, le propone encarcelarlos, por cuidar con celo el liderazgo de su maestro. Moisés rechaza la incorrecta sugerencia y explica: ¡mi anhelo es que todo el pueblo de Dios fuese profeta y que el Eterno pusiera Su espíritu sobre ellos! El verdadero líder es el formador de nuevos líderes, el que sabe servir con su liderazgo y no servirse de él para su propio provecho.


Una lección que muchos líderes, en todos los pueblos y naciones, no han aprendido aún.


¡Shabbat Shalom!

Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es