• Rabino Skorka

Devarim – El quinto de los libros de la Tora



La tradición enseña que siempre debe comenzarse con la lectura del quinto de los libros del Pentateuco, Devarim, en el Shabat anterior al ayuno del 9 de Av (Shuljan Aruj, Oraj Jayim 428:4). Pues en esta parasha vuelve a relatarse cómo los Hijos de Israel se negaron a luchar por ella, una vez que recibieron el informe de los espías que habían enviado para verla. Éste hecho también acaeció en el nefasto día noveno del mes de Av, de acuerdo a la tradición talmúdica (Mishna Taanit 4:6).


En el Libro de Devarim, Deuteronomio, se codifican las leyes que refieren a la organización del pueblo en su tierra: el poder judicial y de policía, los derechos y obligaciones de los monarcas, la ética y el código militar, amén de de otras leyes del campo civil, comercial y penal, que regulan la vida de la nación y de sus ciudadanos. Por otra parte, se centraliza en él por excelencia el culto en un único lugar siendo los sacrificios ofrendados fuera del mismo prohibidos, hecho que, a la postre, fue el factor que permitió el desarrollo espiritual judaico en la época del segundo Templo (Y. Kaufman, Toledot ha-Emunah ha-Israelit, Tomo 1-3, pág. 201 y siguientes)


La destrucción de Jerusalem y de su Templo en el año 70 por las legiones romanas lideradas por Tito, significó la pérdida de todo lo que significaba la soberanía judía sobre la tierra de Israel y su vida como pueblo soberano.


El texto de Devarim es el último gran discurso de Moisés a todo el pueblo. Son las palabras de Dios interpretadas por el gran profeta (Meguila 31,b), marca el inicio de la tradición interpretativa oral del texto de la Tora (Megale Tsefunot de Rabi Elijah ben Salomon

Abraham ha-Kohen, Devarim). Posee la santidad de la Tora siendo la redacción conjunta entre el hombre y Dios. Con ello se enseñó al pueblo que la Escritura de Dios requiere de una interpretación humana para su aplicación. La Tora y su estudio fue uno de los factores que mantuvo la existencia del pueblo judío durante dos milenios mientras se hallaba disperso en la diáspora.


¡Shabat Shalom!


Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es