Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

  • Rabino Skorka

Haazinu - La visión profética de Moisés



Esta parasha contiene un cántico de Moisés que debe escribirse en dos hemistiquios en la escritura tradicional de la Tora (Shuljan Aruj, Yore Dea 275:5), enfatizando de tal modo su condición poética. Los fragmentos poéticos que aparecen en la Tora generalmente poseen elementos proféticos. De tal modo la bendición de Jacobo a sus hijos (Génesis 49) comienza con su llamado a ellos a fin de revelarles lo que ha de acontecerles en los días postreros; lo mismo cabe hallar en el Cántico del Mar (Éxodo 15), o en las visiones de Balaam (Números 22-24). También los textos proféticos posteriores (Isaías, Jeremías, etc.) poseen un estilo poético.


Moisés profetiza, en esta parasha acerca de lo que ha de ocurrir con el pueblo en el devenir de los tiempos. Su olvido de Dios una vez que se desarrolle plenamente y el castigo divino por su conducta incorrecta, enviando enemigos que han de diezmar al pueblo y destruir la tierra de Israel. Finalmente Dios castigará a los agresores y restituirá al pueblo a su tierra.

De acuerdo a Najmánides, coincidiendo Abarabanel con él, la redención del pueblo y su restitución a su tierra acaecerá más allá de la contrición que el mismo ha de hacer retornando plenamente a Él. Pareciera que el pacto entre Dios e Israel, de acuerdo a la interpretación de los referidos exégetas, compromete al Creador a redimir al pueblo más allá de la pureza y corrección alcanzado por el mismo. La razón de ello, tal vez sea, que los sufrimientos que padeció el pueblo en su Historia, por ser judío, le han dado esa prerrogativa.

La redención ha de ser del pueblo junto con su tierra, de acuerdo a la visión de Moisés, algo que pareciera darse en nuestros días en los que la tierra de Israel vuelve a ser labrada, sus ciudades recreadas y el pueblo vuelve a usar regularmente el idioma Hebreo, el mismo con que el más grande de los profetas (Deuteronomio 34:10) plasmó esta poesía como legado postrero a su pueblo hace treinta tres siglos.


¡Shabat Shalom!


En  |  Es