• Rabino Skorka

Hebreos y Cristianos unidos en la esperanza

Celebrando Pesaj y la Pascua durante una pandemia



Institute for Jewish-Catholic Relations, Saint Joseph´s University, Philadelphia, PA


En los últimos meses, una simple mutación genética en un virus ha causado una crisis global. Los planes de todos los días han tenido que cambiarse, las opciones que la vida posmoderna generalmente ofrece se redujeron drásticamente, y muchos se han visto sacudidos por no tener el control de sus vidas. Además de aquellos gravemente enfermos por el virus COVID-19, muchos otros son contagiados debido a redes de seguridad social inadecuadas. Los gritos de solidaridad par con el sufrimiento se multiplican, recordándonos que debemos estar unidos en nuestra humanidad común frente a una amenaza que no distingue entre pueblos, naciones o grupos socioeconómicos. La humanidad tiene el desafío de dejar de lado la avaricia y el egoísmo para el bien común mayor.


Para judíos y cristianos, esta idea es especialmente relevante en esta época del año. Tanto la festividad de Pasaj así como la Pascua cristiana nos remiten a los relatos bíblicos del libro de Éxodo sobre la esclavitud de los antiguos hebreos en Egipto y de su redención por parte de Dios. Estas narraciones representan al Creador como el juez de las deidades paganas (Éxodo 12:12; Números 33: 4), de los ídolos sobre los cuales se basó el poder despótico del Faraón. Parece ser, que hoy, el ídolo que nos hace presumir que estamos a cargo de todo o que cualquier problema se resuelve fácilmente se está derrumbando.


La Biblia instruye al pueblo de Israel a celebrar una cena ritual familiar en la noche en que comienza la Pascua. Su objetivo es que las generaciones sucesivas vuelvan a experimentar los sentimientos de los antiguos hebreos que se preparaban para embarcarse en el camino de la libertad habiéndose desprendido de la opresión. Los padres deben contarles a sus hijos, sentados en derredor de la mesa, la historia del Éxodo, infiriendo de ella sus implicancias para el presente. Los judíos también recrean en esta ocasión la esperanza la esperanza hacia el futuro, hacia la Era por venir, cuando el mundo mismo se transformará de acuerdo con la voluntad de Dios. En la Cena de Pesaj (Seder) se reserva una copa especial para el profeta Elías, el heraldo del Mesías y de la vida transformada de los tiempos mesiánicos.


Los rabinos entendieron que los cuatro versículos bíblicos que prescriben tal esfuerzo educativo (Éxodo 12:26; 13: 8; 13:14; Deuteronomio 6:20) se refieren a cuatro tipos diferentes de personas: los sabios, los indignos, los simples. y aquellos que no saben hacer preguntas. Llegaron a la conclusión de que las enseñanzas sobre el Éxodo deben adaptarse a cada uno de estos cuatro tipos. Todas las diferentes personalidades deben verse impactadas por el mensaje de dignidad y esperanza que se requiere para liberar un espíritu esclavizado. Tal espíritu se exige en estos días a muchas personas y gobernantes en todo el mundo, sean cuales sean sus personalidades individuales, para corregir esos factores sistémicos que permitieron que la epidemia se convirtiera en una pandemia que se extendió ampliamente y dejó miles de muertos.


Jesús, por supuesto, es recordado por los cristianos como el establecimiento de la Eucaristía alrededor de la hora de la cena ritual de la Pascua. Según la costumbre judía, él y sus discípulos habrían discutido las acciones de Dios en nombre de Israel y los problemas del sufrimiento en aquél momento y la redención inminente. En los cuatro Evangelios, Jesús habla de su propia muerte inminente en relación con el Reino de Dios de liberación y vida (Mateo 26: 26-29; Marcos 14: 22-25; Lucas 22: 14-20; Juan 13: 1-18: 1; cf. 6:35 ss.).


En la tradición cristiana, por lo tanto, la Pascua es un tiempo de dolor, esperanza y alegría. La crucifixión de Jesús ocurrió durante la celebración de la Pascua en la Judea dominada por los romanos. La convicción de que Dios lo había elevado a una nueva vida se desarrolló entre algunos de los judíos que lo siguieron. Estos orígenes dieron forma a la interpretación cristiana posterior de los temas bíblicos de la opresión y la redención.


Por lo tanto, la aflicción, la esperanza y la nueva vida son parte de las celebraciones de judíos y cristianos en esta época del año. Ambos tienen en cuenta los tiempos mesiánicos del futuro durante sus celebraciones. Los judíos esperan un mundo de paz y libertad del miedo y luego la resurrección de los muertos (principios de fe no. 12 y 13 de Maimónides). Los cristianos, que creen que Jesús es el "primer fruto de los que han muerto" (1 Corintios 15:20), esperan que al final de los días la muerte sea vencida para todos. No solo el dolor, sino la esperanza une a judíos y cristianos. Debemos recordar esto mientras celebramos nuestras respectivas festividades en estos tiempos plagados por el coronavirus.


A diferencia de otros años, en 2020 muchas familias no podrán estar juntas. Muchas casas de oración estarán cerradas y no se realizarán liturgias en comunidad. Nuestras celebraciones de este año deberán incluir una reflexión sobre no poder estar con familiares y amigos, no poder abrazarlos, sólo mantenernos a distancia. Miles de personas lloran en este momento por sus seres queridos enfermos o muertos por el virus. En este momento difícil, busquemos ser elevados por los mensajes de esperanza que Pesaj y la Pascua en sus diferentes, pero resonantes formas, ofrecen a judíos y cristianos.


El Rabí Akiva, el más grande de los sabios del Talmud, solía decir ante cada desgracia: todo lo que el Misericordioso hace es para bien (b. Berachot 60b). La desgracia no debe vencernos. Incluso en medio de la calamidad, debemos tomar acciones positivas y no dejarnos abrumar.


"Que la gracia del Señor nuestro Dios sea con nosotros, que el Señor establezca la obra de nuestras manos" (Salmo 90:17) mientras observamos Pesaj y la Pascua este año.

Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es