• Rabino Skorka

Ki Tisa – Dos formas de paganismo



Uno de los menajes centrales de la Torah es el de alejar al individuo de todo culto pagano. Maimónides codificó (Hiljot Avodat Kojavim 2:4) que todo aquel que niega el paganismo es cual si aceptase todos los preceptos de la Torah. Existen múltiples formas de paganismo y esta parashah trata acerca de dos de ellas.


Culminando el capítulo 31 en el que se nos describe acerca de las obras, enseres y demás elementos del Tabernáculo que Betzalel hijo de Uri con su talento debía realizar, aparece el mandato del cumplimiento del Shabat. Más allá de la interpretación clásica que en Shabat se hallan prohibidas aún las labores para erigir el Santuario, la mención de éste precepto y su sentido espiritual en el marco descriptivo del Tabernáculo sugiere que éste debía servir para inspirar a honrar lo inmaterial, el tiempo, en el cual se desarrolla la existencia. Esta relación que nos presenta el texto entre ambos temas –Santuario y Shabat- enseña que no es en la adoración de lugares ni de objetos donde se halla la esencia de la vida, sino en lo intangible.


El relato del becerro de oro, que es otro de los temas de esta parashah, no debe entenderse exclusivamente como la adoración de una imagen, sino que subyace en ella el concepto de la adoración al líder. Aquella nefasta historia comienza con la impaciencia del pueblo pues Moisés se demoraba en regresar del Monte Sinaí. El pueblo necesitaba de otro ídolo pues aquel en el que confiaban –Moisés- había, supuestamente, desaparecido.

No deificar lugares, ni objetos ni individuos es la actitud necesaria para forjar la senda que permite al hombre hallar a su Creador, es el mensaje central que nos enseña esta parashah.


¡Shabat Shalom!



Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es