• Rabino Skorka

La santidad de Yom Kipur

Yom Kipur es el día más importante en el calendario judío. Desde los tiempos bíblicos fue consagrado como el tiempo en el que a través de un ritual realizado por una sola persona, el sumo sacerdote, y la contrición de cada individuo, se alcanzaba el perdón de Dios (Levítico 16). Era el único día en el año en el que el sumo sacerdote se adentraba en el habitáculo donde se hallaba la Shejinah, la Presencia Divina, el Sanctasanctórum en el templo de Jerusalem. El día en el que, de acuerdo al Talmud, ocurrían milagros que daban testimonio del perdón de Dios concedido a los miembros del pueblo de Israel, tal como nos refiere el Rabi Ishamel en la Mishnah de Yoma 6:8, diciendo que el hilo escarlata que se usaba en el ritual de Yom Kipur se tornaba blanco, cumpliendo con la visión del profeta (Isaías 1:18): “si vuestros pecados fuesen como escarlata los trocaré blancos como la nieve”


Después de la destrucción del segundo Templo por las hordas romanas en el año 70 de la era común, este día siguió manteniendo su fuerza espiritual, más allá de la inexistencia del sumo sacerdocio y del Sanctasanctórum. En Yoma 86, b; se nos relata que el Rabi Itzhak, en Babilonia, solía mencionar las enseñanzas de Raba bar Mari en la tierra de Israel, en las que se deduce del versículo de Oseas 14: 3 que las palabras y las oraciones son recibidas por Dios al igual que las ofrendas y rituales.


Yom Kipur fue y sigue siendo un día peculiar en la tradición judía. Pero ¿cuál es su mensaje último, el que se halla insinuado en la Torah? Esta pregunta tiene una respuesta muy significativa. La expresión Shabat Shabaton, designa la prohibición de realizar toda labor tanto en Shabat (Éxodo 31: 15; 35: 2; Levítico 23: 3) como en Yom Kipur (Levítico 16:31; 23: 32). En todas las otras festividades se pueden realizar las labores necesarias para la preparación de las comidas a diferencia de Shabat y Kipur. En Levítico 25: 4 el texto bíblico utiliza la misma expresión para designar el descanso absoluto de la tierra durante el año sabático. Pero hay una aclaración en los mencionados versículos bíblicos muy significativa. Tanto para el Shabat así como para el año sabático de descanso de la tierra, se explicita en los versículos que la santidad de estos tiempos es para honrar a Dios. El no trabajar en Shabat nos refiere a la inactividad creativa de Dios en ese tiempo, como se relata en el texto del Génesis, y nos conlleva a reafirmar la creencia en un Creador de todo lo existente a partir de la nada (ex nihilo). Respetando la tierra, la naturaleza, se manifiesta el respeto a Dios. El Shabat y el año sabático son para Dios, nos enseña el texto bíblico.


En el caso de Yom Kipur, los arriba mencionados versículos aclaran que el descanso, la santidad, es para al hombre. En Shabat es el hombre que va en búsqueda de Dios, en Kipur es Dios que va en búsqueda del hombre. Es el día que la Omnipresencia Divina se halla, más que en cualquier otro momento, cercana a nosotros. El ayuno y las demás prohibiciones impuestas para éste día, vienen a conllevarnos a una realidad en la que lo corporal con sus pasiones son dejados de lado.


En muchos libros de oración cuando se menciona el toque de shofar con que se concluye este día se nos explica que se lo emite para significar Siluk Shejinah, la ascensión de la Omnipresencia de Dios después de haber estado con nosotros durante todo el día.


Que en la realidad convulsionada del presente podamos sentir a través de las milenarias oraciones que nos acompañan y son reinterpretadas de generación en generación, Su presencia entre nosotros y podamos forjar un año más espiritual, más relevante, pleno de buenas obras, afecto y paz.


Gmar Jatimah Tovah (Que sean inscriptos en el Libro de la Vida)

Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es