• Rabino Skorka

Metzora - La impureza del alma




En esta parashah la Torah sigue su descripción de los métodos de purificación en los casos de lesiones cutáneas y otras manifestaciones corrosivas, para las que el texto bíblico utiliza el mismo vocablo, tzaraat, que afecta vestimentas y las paredes de las casas. Maimonides explica (Mishneh Torah, Hiljot Negaim, 16: 13-19) que las lesiones cutáneas son fenómenos naturales, reacciones del cuerpo en aquellos que difaman y calumnian, y la corrosiones en objetos materiales son fenómenos sobrenaturales. Pero siempre son la resultante de la misma acción corrosiva contra el prójimo.


La relación entre la tzaraat corporal y el comportamiento transgresión la hallamos explícitamente en el caso de Miriam (Números 12; Deuteronomio 24:9), que fue castigada con tzaraat, por haber hablado mal de su hermano Moises, Jeroboam, rey de Israel, por haber introducido el paganismo en su reino (1 Reyes 13: 1’6), Ozías, rey de Judea, por su arrogancia (2 Crónicas 26: 18-21).


El profeta Ezequiel (36: 16-38) explica que la tierra de Israel se halla impura por las acciones abyectas que fueron realizadas en ella, y que será purificada por la justicia y misericordia con que actuará en ella. Para ello Dios trocará el corazón de piedra en uno de carne en cada uno del los miembros del pueblo.


Las acciones destructivas contra otros, puede concluirse de estas parashot, conllevan a reacciones autodestructivas, tanto en el cuerpo así como en los objetos que nos rodean. Hecho que suele comprobarse constantemente, aunque la fragilidad de la memoria, las ambiciones y bajos instintos, lo borran rápidamente de la conciencia.


¡Shabat Shalom!


Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es