• Rabino Skorka

Miketz- La importancia de reconocer


Los relatos sucintos de la Biblia se caracterizan por la precisión en el uso de sus vocablos. Cada palabra guarda en sí un mensaje que trasciende al texto e insinúa una dimensión más profunda del mismo. El verbo clave para interpretar la historia de José y sus hermanos es: reconocer / conocer. La primera vez que aparece (37: 32-33) es cuando los hijos le preguntan a Jacobo: “reconoce, ¿es este manto ensangrentado el que le regalaste a José?” Y Jacobo lo reconoció. Del texto pareciera insinuarse que Jacobo reconoció el error de haber expresado más amor a José que a sus otros hijos, ya que aquél manto representaba al mismo (37: 3).


En la historia de Yehuda y Tamar, que está intercalada en la de José (Cap. 38), el verbo reconocer/conocer tiene una importancia superlativa. Tamar le pide a su suegro que reconozca los elementos personales de quien la dejó embarazada, y él los reconoce (38: 25-26). Él reconoce su culpa por el mal comportamiento que tuvo hacia ella por no recordar que ella debía desposarse con su hijo Shelah.


En esta parashá se nos dice cómo al ser José príncipe en Egipto, sus hermanos vienen a comprar granos para aliviar su hambre. José los reconoció; ellos no lo reconocieron (42: 7). José los reconoció y actuó como un extraño para con ellos (42: 8). La raíz hebrea de conocer es NKR, que en la declinación de Hitpael, denota actuar como un extraño, como quien no conoce.

Cuando José se revela a sus hermanos, el texto usa la forma verbal de Hitvada (45: 1), se da a conocer, que es lo opuesto a comportarse como un extraño.


En toda esta historia surgen preguntas muy duras, como ser: Cuando los hermanos le presentan a Jacobo el manto ensangrentado ¿acaso no pensaron en el dolor que le causaban al padre? Cuando José ya había alcanzado el poder en Egipto ¿por qué no se apresuró a ver a su padre? Más allá de toda explicación, son preguntas que desde el corazón no tienen respuesta, y refieren al desconocimiento del otro y a su dolor.


En la parashah siguiente, cuando Yehudah lucha por la libertad de Benjamin, aflora la figura doliente del padre como el argumento central. La paz familiar es alcanzada sólo cuando las partes se conocen y reconocen los conflictos que deben superar.


Shabbat Shalom!

Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es