• Rabino Skorka

Pekudei – La rendición de cuentas




Esta parashah detalla todo aquello que recibió Moisés para la construcción del Santuario y sus utensilios y cuánto se invirtió en los mismos. Moisés rinde cuentas delante del pueblo a fin que quede claro que desde su posición de liderazgo no tomó provecho alguno para su propio enriquecimiento.


La misma actitud la vemos en Samuel, cuando deja parte de su liderazgo al nombrar como rey a Saúl (1Samuel 12:3). Reunido todo el pueblo junto a Saúl en Guilgal, preguntó públicamente el profeta si despojó, perjudicó o estafó a alguien. Al no haber reclamo alguno puso al rey ungido y a Dios como testigos de su honradez.


Seguramente fueron pocos los que dudaron de la honestidad de estos grandes maestros que espiritualmente se hallaban tan cercanos a Dios, sin embargo dejaron de lado su honor rindiendo cuentas de su comportamiento como dirigentes, a fin de plasmar un modelo de actitud a ser imitado por todos los líderes en el futuro.


Moisés exigió de las tribus Reuben, Gad y la mitad de Menashe, al pactar con ellas su participación en la conquista de Canaan luego de asentarse en Guilad, que sean “libres de culpa para con Dios y para con Israel” (Números 32:22), refiriendo a que no sólo Dios debe saber de la honestidad del individuo, sino que también los hombres deben tener una imagen clara del proceder de los líderes en especial y de todos en general.

En el presente la corrupción es un mal que afecta a muchos pueblos y naciones. Líderes corruptos se enriquecen vilmente destruyendo los medios de sustento de sus pueblos y sus fuerzas morales.


El pueblo de Israel comenzó a hacer su senda en la Historia a través de la figura de un gran líder, que grabó su impronta en él. Tal vez en ello radique una de las causas más importantes de su existencia a través de los siglos.

Shabbat Shalom!



Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es