• Rabino Skorka

Rosh Hashana - Juicio y recreación

Actualizado: 3 de oct de 2019



Dos son los conceptos esenciales de la festividad de Rosh Hashana: Juicio y Recreación. En el principio de cada año nuevo, de acuerdo a la tradición judía, Dios juzga a todas sus creaturas, sopesando sus acciones y actitudes. Los individuos, pueblos y naciones pasan delante de el Creador quien los examina y juzga su proceder (Mishna, Rosh Hasahana 1:2).

La sentencia dictada puede modificarse mediante un ejercicio espiritual que conlleva a la transformación de alguno de los aspectos negativos de la personalidad. Cada uno debe hurgar en las trasgresiones cometidas con las que maltrató de alguna forma a la gran creación de Dios. Una vez reconocidas y aceptadas, el individuo debe obrar sobre aquellas flaquezas que lo compelieron a trasgredir la norma de lo correcto y misericordioso. Este ejercicio espiritual se conoce con el nombre de Teshuva.

La visión judía de lo humano sostiene que cada uno puede trocar su personalidad. Nada puede impedir al individuo a ser distinto, más allá de aquello que le aconteció en su vida. (En el capítulo 5 de Hiljot Teshuva explica Maimónides este principio magistralmente).

En el libro de Números en los capítulos 28 y 29 se describen los sacrificios que debían ofrendarse en las distintas celebraciones. En todos los casos dice: “ofrendarán” (ve-hikravtem) el sacrificio, a excepción de Rosh Hasahana, donde el texto usa la expresión “harán” (va-asitem) el sacrificio. Algunos sabios del Talmud interpretaron esta diferencia entendiendo que junto al sacrificio hay una acción que debe hacer el individuo sobre su ser para mejorarlo. Que es cual si Dios le dijese a los que realizan esa labor, denominada Teshuva, en Rosh Hashana: considero que mediante el sacrificio Uds. “se hicieron”, se recrearon, cual personas nuevas. (Vaikra Raba, Emor, 29,12; Talmud Jerosolimitano, Rosh Hashana, cap. 4, halaja 8)

El mensaje profundo de Rosh Hashana es que del mismo modo que el tiempo se renueva en la naturaleza (mes en hebreo se dice Jodesh, de Jadash, nuevo; año es Shana, de Shinui, cambio), el hombre debe renovarse espiritualmente. La naturaleza tiene grabada en sí misma la renovación, el hombre lo hará en su ser por decisión propia.

En Isaías 66:22 el profeta refiere a la recreación de los cielos y la tierra por parte de Dios, seguramente alude a un tiempo en que la Creación acompañará a una humanidad que se esfuerza por superarse de sus bajezas y redimirse en una senda de paz y comprensión.


¡Ketiva Vajatima Tova!



Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es