• Rabino Skorka

Terumah – El primer templo de Israel




En esta parashah se describe como debía ser construido el Templo portable que tuvieron los Hijos de Israel en su deambular en el desierto, el Tabernáculo, y los elementos que en él se hallaban. El versículo 25: 8 de Éxodo explica el sentido del mismo: “Me harán un santuario para morar en ellos”. Dios no se halla especialmente en aquel lugar. El propósito del Tabernáculo era incentivar al pueblo, a través de símbolos que se hallaban en él, a descubrir la presencia de Dios en sí mismos, en su espiritualidad común. El templo debía servir como ámbito para compartir una experiencia espiritual.


Cuatrocientos ochenta años más tarde (Reyes I, 6:1), cuando Salomón inauguró el Templo de Jerusalem, definió la esencia del mismo en forma similar. Dijo (Reyes 1, 8:27): ¿Acaso se asentará Dios en la Tierra? He aquí que los cielos y los cielos delo cielos no podrán contenerte ¿acaso lo podrá esta casa que he construido? La respuesta, si bien no explicitada, es que aquel lugar debía reunir a muchos para que con devoción busquen la presencia del Creador en la realidad terrenal.


A diferencia de los templos paganos, al Templo de Jerusalem, al igual que en el Tabernáculo, no se iba a ver a Dios, sino a mostrarse delante de Él (Éxodo 23: 17; 34: 23-24; Deuteronomio 16: 16).


El templo es un lugar de meditación compartido con el propósito de buscar en él la presencia del Creador a través de una mirada introspectiva y otra hacia el prójimo.

¡Shabat Shalom!


Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es