• Rabino Skorka

Tetzaveh – La luz eterna



Una vez descripto el Tabernáculo y sus enseres en la parashah anterior, se detallan en ésta las vestimentas de los sacerdotes y múltiples rituales que se ejercían en el mismo. Uno de ellos era el mantener encendida una luz del candelabro constantemente. Cada ritual tenía un significado especial, eran acciones y símbolos que debían servir de fuente de inspiración al pueblo.


De tal modo hallamos la explicación de Bar Kappara (alrededor del 200 CE): “Dice el Santo bendito Él (a cada judío): Mi vela está en tú mano, como está escrito: “Porque la candela es el precepto y la Torah es luz” (Proverbios 6: 23), y tú vela se encuentra en mi mano, como está escrito: “La vela de Dios es el alma del hombre” (Proverbios 20:27). Cuida mi vela y Yo cuidaré de tu vela” (Midrash Tehilim, Mizmor 18)


El candelabro de los siete brazos, descripto en la parashah anterior, y cuyo encendido es descripto en ésta, es el símbolo más antiguo que acompaña el pueblo de Israel. Ocupaba un lugar especial en el sitio más importante del Santuario. Su fuego simbolizaba la espiritualidad que debía hallarse en el seno del pueblo.


Cuando los romanos decidieron honrar a su general –posteriormente emperador- Tito por la victoria sobre los judíos, destruyendo el Templo de Jerusalem, construyeron un famoso arco en el Foro de Roma. En una de sus paredes interiores se puede apreciar el bajorrelieve del desfile de la victoria. En el centro del mismo se distingue claramente el candelabro como trofeo máximo arrebatado a los judíos. Los sabios explicaron que el candelabro fue arrebatado, pero no así su fuego, que sigue permaneciendo en el corazón del pueblo, necesitando del mismo para ser preservado.


Shabbat Shalom!



Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es