• Rabino Skorka

Vaiakel – La construcción del Santuario



En esta parashah se describe la actividad del pueblo en la construcción del Santuario. Si bien había un director general, Betzalel ben Uri, que contaba con la asistencia de Aholiav ben Ajisamac, tanto hombres como mujeres participaron activamente en la construcción del mismo. Todos aquellos que poseían la habilidad para realizar las labores requeridas y la sensibilidad espiritual requerida, tuvieron parte en la realización del Santuario.


A diferencia del becerro de oro, que fue tuvo el aporte del oro de muchos pero fue la obra de una sola persona, Aaron, el Tabernáculo fue una obra colectiva. Maimónides codifica en Mishneh Torah (Hiljot Beit HaBejirah 1:12) que el precepto de construcción del Templo de Jerusalem debe ser cumplido por todos mediante la ayuda personal y monetaria, tal como se deduce de los versículos que describen la construcción del Tabernáculo en el desierto.

Una de las diferencias entre el culto pagano y el bíblico, es que el primero es clasista, mientras el segundo integra a toda la sociedad, sin distinción de sexo ni de clases. En este Shabat se bendice el mes de Adar II, por lo cual se añade a la lectura de la parashah semanal la del precepto de censar a los Hijos de Israel mediante una moneda que debía dar cada uno. Todos el mismo aporte, que servía para la reparación del Templo.


Estos símbolos transmiten el mensaje que, el pueblo judío, al igual que la humanidad en su conjunto, sólo sabrá de redención a través de la contribución de todos en una realidad sin excluidos.


¡Shabat Shalom!


Este sitio utiliza cookies    |    Privacy Policy    |    © 2018. Todos los derechos reservados   |   Diseño Lucky Sparky

En  |  Es